viernes, 28 de agosto de 2009

Recorriendo el lago Colhué Huapi

El lago Colhué Huapi es un lago de zona de estepa, con forma de herradura, de más de 700 kilómetros cuadrados de extensión. Se sitúa en el centro sur de Chubut, en el valle de Sarmiento. Separado del Colhué Huapi por una cadena de cerros, en el mismo valle se encuentra el lago Musters.

Imagen satelital del lago Colhué Huapi. Los puntos rojos señalan de forma aproximada los sitios desde los cuales se tomaron las fotos.



Foto doble: una panorámica desde el sur, tomada en los años 90 y otra toma similar pero durante una tormenta de viento. La especie de bruma blanca que se observa en el horizonte, en realidad es tierra del fondo del lago, que levanta el viento.

Durante los años 90 el lago sufrió una de sus mayores sequías y a punto estuvo de extinguirse. Los días de viento se elevaban columnas de polvo que alcanzaban varios cientos de metros de altura. Comodoro Rivadavia, situada en la costa a más de cien kilómetros de distancia, se vio inmersa en una nube que cubría el horizonte, provocaba numerosos inconvenientes y enfermedades.
Sobre la margen este del lago se han formado extensos médanos, algunos de los cuales se extienden por varios kilómetros. Los que peor suerte corrieron, son los propietarios de las estancias que se sitúan sobre esa margen del lago y sobre el curso de lo que fue el río Chico (ver anterior post).



Vista de una parte del lago, desde el noreste. Un peculiar paisaje volcánico en medio de las mesetas.


Una vista desde el sureste.

El Colhué Huapi es un lago poco conocido, en parte porque se encuentra apartado de las rutas más transitadas. Tres rutas de tierra lo bordean, pero sólo una se mantiene en buen estado: la que lleva al pueblo Buen Pasto. Las dos restantes son rutas que solo transitan estancieros.


Una vista desde el sur.


Panorámica desde el sur.

Las cíclicas sequías del lago, provocan que aflore el fondo y con ello vestigios de los antiguos habitantes de la región, los pueblos indígenas. El lago albergó a un pueblo de canoeros que desarrollaba su vida en base a los cursos y grandes espejos de agua. No se sabe con certeza cuando desapareció ese pueblo, pero sus vestigios abundaban hasta tiempos recientes: chenques (tumbas indígenas, de piedra), picaderos, etc. Su presencia en la zona resulta un caso muy peculiar, ya que no es frecuente que el interior del territorio haya sido habitado por pueblos canoeros. Fueron reemplazados por los tehuelches, los que aún residen en la zona.


Foto doble: arriba, el brazo oeste del lago en los años 90, seco casi en su totalidad. Abajo, una toma similar en el año 2009, pero con agua.


Una vista del brazo oeste del lago, que desde este punto de vista se ve angosto.


La punta de la península que separa los dos brazos del lago.


Una vista del brazo oeste, desde el norte.


Otra toma desde el norte, del brazo oeste.